Refracción-Número Abbe

INDICE DE REFRACCIÓN O REFRIGENCIA

Si introducimos un lapiz en un vaso de agua, éste se ve partido (refractado), ya que la porción sumergida se desplaza hacia la vertical. La luz disminuye su velocidad siempre que entra en un medio distinto al aire. Por este motivo la velocidad de la luz sirve de patrón para compensar la velocidad en diferentes medios.

Esta propiedad se mide con un parámetro llamado “índice de refracción”, de modo que cuanto menor es la velocidad de la luz en un medio, mayor es su refringencia. Significa, que cuanto mayor es el índice de refracción más se doblan los rayos al entrar en ese medio. Es un detalle importante porque supondrá que con un material de índice de refracción elevado con un grosor menor, conseguiremos el mismo efecto, que con un material menos refrigerante pero de mayor grosor. Cuanto mayor es el índice de refracción, menor espesor necesita la lente para obtener el mismo efecto óptico.

PRISMAS

Los prismas desvían la luz que los incide hacia su base, tanto más cuanto mayor sea la potencia óptica del prisma. Esta potencia se mide en “dioptrías prismáticas”. En 1890 Charles Frederick Prentice, Nueva York. Describió que las dioptrías prismáticas, son iguales a las dioptrías ópticas por el desplazamiento en centímetros. Las lentes convexas se comportan como prismas unidos por su base, mientras que las lentes cóncavas lo hacen como prismas unidos por sus vértices.

Ahora bien, según la formula de Prentice, la desviación prismática depende esencialmente de la distancia focal de la lente y de la distancia en centímetros a la que se encuentra el rayo de luz incidente, con relación al eje óptico de la lente. Este efecto prismático, tiene gran trascendencia en la tolerancia de las gafas, ya que si las lentes no están perfectamente centradas con relación a los ojos del sujeto, producirán un efecto prismático desagradable consistente en una sensación de visión doble.

EL NÚMERO ABBE

Ernst Karl Abbe, (1840-1905). Nacido en el Gran Ducado de Saxe-Weimar-Eisenach (en la actualidad, Alemania). Físico, matemático. Fue Catedrático de física en la universidad de Jena, Alemania y director del observatorio astronómico de dicha ciudad.

Como reformador social es conocido por haber introducido la jornada laboral de ocho horas, recordando las jornadas de su padre de 14 horas. Este sistema de horario laboral sería instaurado posteriormente por la empresa norteamericana de automóviles “Ford” en 1914 y a partir de entonces en gran parte del mundo.

Sus observaciones se basaron en que el índice de refracción de un medio, variaba en función de la longitud de onda de la luz, lo que ocasionaba una descomposición de la luz blanca en sus diferentes longitudes de onda del espectro visible. A este  fenómeno le denominó “aberración o dispersión cromática de la luz”. Esta dispersión es mayor cuanto mayor sea el índice de refracción. Para valorarla desarrolla una formula que se denominó “Número Abbe”. Cuanto mayor es el resultado obtenido, menor dispersión cromática existirá y viceversa.

La calidad óptica de la lente suele corresponder a valores de V superiores a 40. Valores más bajos, en torno a 20 corresponden a vidrios Flint muy densos, y alrededor de 30 a policarbonatos. Por tipos de vidrio, el vidrio Flint tiene valores de V<50, mientras que para el vidrio Crown es de V>50.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s