La Taula de Canvis

Taula de canvisLA TAULA DE CANVIS (la mesa de cambio)

Cuenta la historia, que durante el reinado de Jaime I El Conquistador (1213-1276), se establecieron algunos artículos sobre la legislación bancaria que con el tiempo se fueron modificando. El 13 de febrero de 1300 se estableció que cualquier banquero que se declarara en bancarrota sería humillado por todo el pueblo, por un voceador público y forzado a vivir en una estricta dieta de pan y agua hasta que devolviese a sus acreedores la cantidad completa de sus depósitos.

En 1301 se decidió que los banqueros estarían obligados a obtener fianzas y garantías de terceras partes para poder operar, y a aquellos que no lo hicieran no se les permitiría extender una tabla o mantel sobre sus cuentas de trabajo. El propósito de ello era señalar a todo el mundo que estos banqueros no eran tan solventes como aquellos que usaban manteles, es decir, que estaban respaldados por fianzas. Cualquier banquero que rompiera esta regla (por ejemplo, que operase con un mantel, pero sin fianza) sería declarado culpable de fraude.

Sin embargo, a pesar de todo, los banqueros pronto empezaron a engañar y robar a sus clientes. Debido a esos engaños, en 1321 se estableció que aquellos banqueros que no cumpliesen inmediatamente sus compromisos con sus clientes, se les declararía en bancarrota, y si no pagasen sus deudas en el plazo de un año, caerían en desgracia pública, lo que sería pregonado por voceros por todo el pueblo. Inmediatamente después, el banquero sería decapitado directamente enfrente de su mostrador, y sus propiedades vendidas para pagar a sus acreedores. Existen evidencias documentales de que esto se cumplía. Por ejemplo, el banquero catalán Francesc Castelló, fue decapitado en Barcelona frente a su mostrador en 1360, en estricto cumplimiento de la ley.

Hoy día, en el siglo XXI, es obvio que no vamos a cortarle la cabeza a ningún banquero; pero…algo sí se podría…¿verdad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Taula de Canvis

  1. Lorena Salama dijo:

    Deberíamos cortárle la cabeza a varios sin ningún remordimiento, no???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s