Lucio Lozza

Ulisse Cargnel directivo de Ferrari & Co. en sus numerosos viajes al extranjero parte de su tiempo lo dedicaba a recabar información y adquirir maquinaria industrial, proporcionando a la fabrica de la más moderna tecnología de la época para la fabricación de armaduras, dándole un notable impulso en la comercialización y desarrollo de sus productos.

En 1917, La Primera Guerra Mundial está en su pleno apogeo. Lucio Lozza es llamado a presentarse en Roma, para hacerse cargo como director del departamento de investigación y desarrollo en óptica de precisión en los laboratorios Royal, dependientes del Ministerio del Ejército.

La experiencia adquirida en su formación y en el perfeccionamiento de sus conocimientos para su profesión, sobre nuevos materiales y técnicas de fabricación de armaduras y lentes. Finalizada su estancia en Roma se traslada a Milán a la delegación de Cargnel Ambrosiano para la instalación de nueva maquinaria de fabricación.

En 1919 la Primera Guerra Mundial había finalizado. Lucio regresa a Calalzo y con los conocimientos adquiridos de su estancia en Roma, decide reconvertir la fabrica en una industria dedicada por entero a la fabricación de monturas de celuloide y lentes solares. El celuloide en aquella época era el material de moda por excelencia y muy demandado en Estados Unidos y con grandes influencias proveniente del continente hacia Europa. El celuloide proporcionaba una alta rentabilidad, por su bajo costo de producción.

La estrecha colaboración con la Empresa Cargnel, hace que Lucio en cooperación con Callisto Fedon, técnico del departamento de fabricación de monturas de celuloide, creado por Cargnel en 1910; deciden ambos compartir esperiencias, conocimientos técnicos e industriales para dar un fuerte impulso a la fabricación de monturas promovida por la gran demanda del sector y las nuevas tendencias de la moda.

Ulisse Cargnel, ante las pretensiones de Lucio en fabricar monturas de celuloide, manifestó su completo apoyo a la iniciativa y decide poner a su disposición toda la red de distribución y comercialización, creando nuevas condiciones de colaboración entre empresas. La primeras unidades de producción, se vendieron en los establecimientos de óptica que tenía Carnel en Milán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s