Arco Iris

ARCO IRIS

El Arco Iris es un fenómeno natural óptico, luminoso y espectacular, que se produce en la atmósfera cuando el sol ilumina una nube o cortina de agua desde detrás del observador, mostrando los colores del espectro ordenadamente. Se forma por la refracción y reflexión de los rayos solares en las gotas de lluvia. El centro del arco, salvo raros casos, se encuentra en la prolongación de la posible sombra del observador. El borde exterior, de coloración brillante, es rojo y tiene un radio aproximado de 42º grados y 4′ minutos.

GAMA DE COLORES

Se suceden en el siguiente orden de exterior a interior: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, añil y violeta y es originado por la dispersión de la luz en el agua. El borde interior de color violeta, tiene un radio de 40º, por lo que el Arco, con todos sus colores, tiene una anchura de unos 2º. Los colores del Arco iris son los mismos que se pueden ver al hacer pasar la luz blanca a través de un prisma triangular; la luz blanca se separa formando un espectro que contiene todos los colores.

Colorido1

ARCOS

El Arco Iris puede observarse en la lluvia, también, en la niebla o en el agua pulverizada de cataratas, cascadas o fuentes; aunque teóricamente es posible la formación de gran número de arcos, comúnmente aparece sólo uno, con menos frecuencia dos y rara vez tres. Los rayos que sufren una reflexión en el interior de las gotas de agua producen el Arco primario.

Los Arcos que soportan dos reflexiones (en torno al 10 % del total), son más débiles, denominado secundario. Se trata de un Arco iris más amplio, con un sector angular de unos 52º, aunque de bandas menos vivas y en él los colores aparecen invertidos, es decir, presenta el rojo en el interior y el azul en el exterior.

Los rayos que forman el Arco primario sufren una desviación mínima, de 138º a 140º grados, dependiendo de su longitud de onda (la luz de color azul se  refracta más que la luz de color rojo). Cuando el sol está bajo en el cielo, el Arco aparece alto; al ascender el Sol, el Arco parece descender manteniendo el ángulo crítico entre 40º y 42º. A más de 42º sobre el horizonte, no se puede observar el Arco porque el ángulo requerido pasa por encima de la cabeza del observador. Un detalle curioso, es  cuando aparece un Arco en el cielo y varios observadores a cierta distancia entre ellos, se diría que están contemplando el mismo Arco y al parecer, no es así.

Desde el punto de observación de cada uno (siempre con el Sol a su espalda y el Arco enfrente) lo que se contempla es el espectro de la gama de colores al incidir los rayos de Sol en una franja de gotas de agua suspendidas en el aire que actúan como prismas. Desde distintas posiciones, cada uno de los observadores ve un Arco, sí, pero originado en otra franja de gotas de agua, por lo que se puede decir que cada uno ve su propio Arco Iris. Es más, si un mismo observador va caminando, al estar cambiando de posición, cambia  también el Arco Iris que está contemplando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s