E: Página 4ª

EPICICLO

Principio, al que recurrían los antiguos astrónomos para explicar los movimientos de los planetas y que no guarda relación alguna con la realidad. En la época en que Johannes Kepler (1571-1630), descubrió las tres leyes sobre los movimientos planetarios, con el fin de concertar todos los datos resultantes de observaciones basadas en la teoría geocéntrica o tolomeica, se imaginaba que cada planeta estaba impulsado por un doble movimiento: uno alrededor de la Tierra en un gran círculo, denominado deferente, y uno alrededor de un punto móvil sobre el deferente mismo, llamado epiciclo.

Del conjunto de estos dos movimientos se conseguía, con alguna aproximación, explicar los movimientos retrógrados y estacionarios de los planetas. Con el descubrimiento kepleriano de que los planetas realizan órbitas elípticas, en las cuales el Sol ocupa uno de los dos focos, la astronomía pudo separarse de estos enrevesados mecanismos.

ÉPOCA

Se define, como época de las coordenadas, una fecha precisa a la cual hacen referencia las coordenadas celestes de las estrellas. Debido a los movimientos de la Tierra conocidos con el nombre de Precesión y Nutación, las coordenadas de las estrellas varían, aunque imperceptiblemente, cada año. Por lo tanto, resulta ocurrente referirse a un preciso instante de tiempo para su cómputo.

La época de las coordenadas más utilizadas en los atlas celestes y en las efemérides es el del año 1950, pero en algunas publicaciones recientes, ya se han introducido las coordenadas que hacen referencia al año 2000.

EQUINOCCIO

Circunstancia en que el Sol, durante su movimiento anual, traspasa el plano del ecuador celeste. Se produce dos veces al año, el 21 de marzo, Equinoccio de primavera y el 23 de septiembre, Equinoccio de otoño en el hemisferio Norte y a la inversa en el hemisferio Sur. En estas dos fechas, la duración del día es igual al de la noche en todos los puntos de la Tierra.

La situación equinoccial sería constante si el plano de la órbita terrestre coincidiera con el del Ecuador; sin embargo, como ya es sabido, hay un desfase de 23º 27′. El Equinoccio de primavera es conocido como “primer punto de Aries”, y el de otoño “primer punto de Libra”.

EROS

Asteroide perteneciente al “grupo Amor”, que tiene una forma que se asemeja a un cilíndro. Eros realiza una vuelta completa alrededor del Sol en 1 año y 8 meses, y su órbita está comprendida entre 1,13 y 1,8 UA. Periódicamente se aproxima mucho a la Tierra, pero sin alcanzar a cruzar su órbita. Su estructura es la de un cuerpo oblongo, con un eje longitudinal de aproximadamente 35 km. y otro transversal que apenas alcanza los 6 km. Se considera que Eros es un fragmento proveniente de una colisión entre dos asteroides de dimensiones mayores.

ESCUDO TÉRMICO

Sistema de protección contra las altas temperaturas. El fuselaje de las naves espaciales esta recubierto por un escudo térmico, que las protege en su reentrada a la atmósfera terrestre, alcanzando temperaturas que oscilan entre los 1500º C. a los que la naves se ven sometidas.

Previamente, cuando el cuerpo penetra en la atmósfera es necesario orientar la nave de manera que el propulsor disminuya la velocidad y pueda acceder de forma adecuada al corredor de entrada. Posteriormente sigue la fase de atravesar las capas más altas de la atmósfera, durante la cual se produce un gran calentamiento en el fuselaje. La principal función del escudo térmico consiste en disipar por evaporación gran parte del calor producido por el rozamiento, para así proteger la estructura.

La principal función del escudo consiste en eliminar por evaporación gran parte del calor producido por el rozamiento en su entrada a la atmósfera, para así proteger la estructura. Un vehículo espacial, debe tener forma aerodinámica, que le permite emplear la atmósfera para su sustentación, al igual manera que lo hacen las alas de los aviones. De este modo la trayectoria de regreso resulta más larga y el calentamiento por rozamiento es menos intenso.

Si las características aerodinámicas estuviesen suficientemente desarrolladas técnicamente, se podría conseguir un regreso tripulado o teledirigido, que evitaría la fase del black-out; que consiste, en que las comunicaciones por radio entre la nave y la tierra quedan suspendidas por efecto de los gases calientes generados por el escudo térmico vaporizado por el calor. Esto permitiría reducir sustancialmente las necesidades mecánicas y térmicas en la estructura de la nave espacial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s